Salmos III (Ruta 66) – José de Segovia

«Vuelvo a tener fuerzas cuando tomo una taza de café y leo los Salmos», dice Dorothy Day. El libro de cánticos de la Biblia ha servido de inspiración a todo tipo de artistas. En este programa de Ruta 66 escuchamos algunos que no son conocidos por su fe, pero han tomado literalmente, las palabras de los Salmos en canciones, José de Segovia explica la historia de cada una de ellas con la referencia exacta al texto, para que el oyente lo lea por sí mismo.

Leonard Cohen es uno de los cantautores más influenciados por la Biblia. Nieto de rabinos en Montreal, amaba el simbolismo y lenguaje de las Escrituras hebreas, pero también el Nuevo Testamento, ya que es uno de esos judíos fascinados por Jesús desde su juventud. La oración que escribe en 1985 con el título de «Hallelujah» hace referencia al Salmo 51. La escuchamos esta vez, en la versión de Rufus Wainwright, el cantautor canadiense que es el padre biológico de la nieta que tiene de su hija Lorca. Marcus Mumford solía tocar en el grupo de alabanza de la Comunidad de la Viña, donde su padre es pastor. Las canciones que hace con sus Sons muestran una fe en conflicto, que en «Despierta mi alma» (2009) expresa con las palabras del Salmo 57. Otro judío, Paul Simon, escribe para un programa religioso de la BBC una canción basada en las Bienaventuranzas, pero que cita también el Salmo 22, que grabará con Garfunkel en 1966.

Una película de alabanza como los Salmos, sería «To The Wonder» (2012) de un director cuya espiritualidad es cada vez más cristiana, Terrence Malick. Escuchamos la oración del cura que interpreta Javier Bardem, después de oír el tráiler y algo de su banda sonora. Otra película que muestra la fe en conflicto es «En tierras altas» (2011), el debut como realizadora de la actriz de origen ucraniano Vera Farmiga. Cuando era niña su familia se hizo de una iglesia pentecostal, que describe muy bien la obra con la que se da a conocer como directora, basada en las memorias de Carolyn Briggs, sobre la crisis de fe una mujer que llega la Gente de Jesús, cuando el movimiento hippy se vuelve al cristianismo evangélico. Escuchamos dos escenas de la película, que comentamos con el fondo instrumental de dos de los cánticos de alabanza más conocidos que nacen de una de esas comunidades de jóvenes cristianos.

Pocos relacionan el «Let It Be» (1970) de los Beatles con los Salmos. Sin embargo, poco antes de morir, Lennon dijo que Paul lo escribió inspirado por por un góspel o la canción de Paul Simon, basada en dos Salmos, «Puente sobre aguas turbulentas». En realidad, cuando McCartney la escribió, todavía no la habían grabado Simon y Garfunkel, pero acierta en pensar que la canción que Paul escribió sobre su madre tiene algo cristiano, no sólo por la Madre María de su educación católica, sino por su referencia a las «palabras de sabiduría» del Salmo 49:3. La cantante Kelly Clarkson tampoco es conocida por su cristianismo, pero escribió en 2006, «Be Still», por su Salmo favorito, el 46. El músico afroamericano James Ingram ganó un Grammy en 1983 por la canción que grabó con Michael McDonald, basada en el Salmo 50:15, «Yah Mo Be There».

«Los ríos de Babilonia» es un «reggae» de origen «rasta» con las palabras literales del Salmo 137, que grabó una banda jamaicana llamada Melodians en 1970, pero se popularizó en todo el mundo por un producto de estudio alemán bajo el nombre de Boney M en 1978. Su éxito hizo que ese grupo que no existía, se formará y convirtiera en la primera banda de pop occidental en visitar la URSS, donde significó mucho para los judíos rusos. Basado en el mismo Salmo, un judío convertido a la ortodoxia jasídica de Chabad-Lubavitch en 2001, Matisyahu, se introdujo en el mundo del «gansta rap» con el fascinante tema que lleva el nombre de «Jerusalén». Acabamos el programa con uno de los mayores éxitos de la banda irlandesa, U2, «Todavía no he encontrado lo que busco» (1987), que como explica su guitarrista The Edge en la película «Rattle & Ham» está basada en el Salmo 107:14, que refleja la esperanza cristiana que conocieron en la comunidad evangélica Shalom de Dublín cuando eran adolescentes, tres de ellos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.