viernes, febrero 23, 2024
Devocionales Pr LuchoLa semilla con el Pr. Lucho

Vida y ministerio de Jesús – «La semilla» con John Stott

«Y en los últimos días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños» (Hechos 2:17, Biblia RV60).

Pedro aplicó la profecía de Joel al evento de Pentecostés, sin embargo, nos dice que la mejor manera de entender Pentecostés no es a partir de la predicción del Antiguo Testamento, sino por medio del cumplimiento en el Nuevo Testamento, no desde Joel sino desde Jesús.

Nos dice que en todo acto de evangelización, el declarar en primer lugar a Jesús de Nazaret es esencial. En cada proclamación del Evangelio, el evangelista sabio lleva una y otra vez la conversación a la persona y obra de Jesucristo. Como escribiera más tarde Pablo al comienzo de su carta a los Romanos: «El evangelio de Dios es acerca del Hijo de Dios» (Romanos 1:3-4). Tanto Tr. Glover en su libro «El Jesús de la historia» como la Biblia afirman que Jesús es la esencia y el corazón del movimiento cristiano, y todavía domina a los hombres, todavía cautiva a los hombres.

Después del nombre de Jesús, Pedro continuó presentando su historia en seis pasos, el primero de los cuales es su vida y ministerio: «varón aprobado por Dios», como hemos leído en esta porción de la escritura. Esta es una expresión asombrosa. Nos dice que no sabemos si estaba afirmando aquí la persona divina y humana de Jesús, sin embargo, el apóstol sí percibía que en Jesús había una realidad humana y una realidad divina. Además, Pedro enfatizó la confirmación de Jesús reuniendo las tres palabras del Nuevo Testamento que se refieren a los milagros que Dios realizó públicamente por medio de Jesucristo, es decir, milagros, maravillas y señales. La primera de estas palabras, «milagros» (dunamis), indica su naturaleza: era una demostración del poder de Dios. La segunda palabra, «maravillas» (terata), indica sus consecuencias: esos actos provocan asombro en quien los presenciaba. La tercera palabra, «señales» (semeia), indica su propósito: tenían el objetivo de continuar comunicando el significado de convalidar las declaraciones del Mesías.

Deja una respuesta