Qué bello es vivir – Jorge Cota

El respeto por la vida no se pierde de la noche a la mañana. Es un proceso que inicia sutilmente en un ambiente de buenas intenciones, hasta llegar a un momento donde el valor de la vida misma se va deteriorado al grado que se torna prescindible. Este mensaje está arraigado en lo maravilloso de la vida humana y cómo Dios interviene cuidadosamente en el proceso de la concepción y el embarazo. Al final quedarás convencido que la concepción no representa el potencial de una vida sino una vida con tremendo potencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.