viernes, diciembre 1, 2023
Ruta 66 con José de Segovia

Marcos 6-7 (La mancha) – Ruta 66 con José de Segovia

¿Cuál es el problema del mundo? La impopular respuesta del Evangelio es que somos nosotros mismos. A diferencia de lo que la religión y la nueva moralidad sigue creyendo, lo que nos contamina no son las influencias que recibimos de fuera, sino lo que viene de dentro. Jesús dice en el séptimo capítulo de la Buena Noticia según Marcos que la mancha está en nuestros corazón.

Comenzamos esta parada en nuestra Ruta por los 66 libros de la Biblia con la sintonía en clave criolla del acordeonista afroamericano que atiende al nombre de Buckwheat Zydeco, el apellido artístico que denomina el estilo musical del suroeste de Luisiana que se relaciona con las raíces francesas de la cultura cajun. Retomamos el texto del sexto capítulo del Evangelio según Marcos con el relato de cómo Jesús alimenta física y espiritualmente al ser humano (vv. 30-44). El ve el «Corazón hambriento» al que se refiere Bruce Springsteen en su famosa canción de 1980. Para verlo necesitamos que Él, «Abra nuestros ojos», como dice Keith Green en el tema que incluye su viuda en el lanzamiento póstumo de grabaciones inéditas en 1983 que publica con el título de «El hijo prodigo», tras estrellarse la avioneta en que viajaba su marido, el año antes.

La imagen de «Jesús andando sobre el agua» en Marcos 6:45-52 da título a la canción de la extraña banda de folk-punk que formó el hijo de un pastor bautista llamado Gordon Gano con el curioso nombre de Mujeres Violentas. La actuación de Violent Femmes en el mítico programa de La Movida en TVE, La Edad de Oro, que dirigía la ahora fallecida Paloma Chamorro, sorprendió a José de Segovia en el estudio de Prado del Rey con la interpretación de este tema que escuchamos en la versión, esta vez, que incluyeron en su disco Tierra Santa (1984).

La última película de Orson Welles en Hollywood se llama en México, «Sombra de mal» y en España o Argentina «Sed de mal» (1958). Es su regreso a un estudio como la Universal, gracias a Charlton Heston, que insiste que sea él, el director de un guion basado en una novela, que reescribió y filmó en su versión original. La Universal volvió a rodar escenas que editaron en un montaje que Welles no aceptó, pero que en 1998 se pudo reconstruir a raíz de sus cuidadosas anotaciones. No tuvo ningún éxito en Estados Unidos, a pesar de ser quizás la mejor interpretación de Janet Leigh antes de «Psicosis», pero los franceses la recuperaron en los años 70 como uno de los mayores logros del cine «negro» o «noir». Es una historia de corrupción y prejuicios en la frontera entre México y Estados Unidos, que se abre con uno de los más impresionantes planos secuencia de la historia del cine, rodado en las calles de Venice, la población que intentó reconstruir Venecia al sur de Santa Mónica en los años 20. Escuchamos algunos diálogos, que José de Segovia comenta con la banda sonora original de Henry Mancini.

Esa «mancha humana» de la que habla el capítulo séptimo del Evangelio según Marcos 7:14-23 nos lleva a los «Pecados de nuestros padres» (2004), sobre los que canta Tom Waits en su deseos de lavarlos. El mal que heredamos de nuestros antepasados por el pecado original se une a nuestra maldad, por que Linda Ronstadt se da cuenta que «No eres bueno» (1974). Como dice el cantautor cristiano tejano Shaun Groves, «Lo que está mal en el mundo» (2005), «soy yo / torcido / deformado y malvado / soy débil / mi corazón es retorcido». Estamos tan sucios que sólo Dios puede limpiarnos por la sangre de Cristo Jesús.

Deja una respuesta