Personaje bíblico Is-Boset – Rosa Mariscal

Uno de los hijos menores de Saúl. Al principio se llamaba Es-baal (1 Cr. 8:33; 9:39; “el hombre del señor, u hombre de Baal”). Este nombre fue cambiado a Is-boset, ya sea en su vida, cuando la gloria de su dinastí­a se desvaneció, ya posteriormente, al caer en descrédito el término baal, porque recordaba la idolatrí­a. Parece que Is-boset no participó en la batalla de Gilboa. En todo caso, escapó de la matanza. A la muerte de Saúl, David reinó sobre Judá, pero las otras tribus rehusaron adherirse a él, ungiendo como rey a Is-boset en lugar de su padre Saúl. Reinó durante dos años (2 S. 2:8-10). En su guerra con David, su general era Abner, que lo abandonó debido a una disputa (2 S. 3:6-12). Abner fue asesinado traicioneramente por Joab (2 S. 3:22-30) y, poco después, Is-boset caí­a ví­ctima de una conspiración de dos de sus capitanes, que llevaron su cabeza a David (2 S. 4:1-8). David hizo enterrar honrosamente la cabeza de Is-boset y dio muerte a sus asesinos (2 S. 4:9-12). (Véanse DAVID, SAÚL.)

Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado

(Hombre de Vergüenza).

El más joven de los cuatro hijos de Saúl y su sucesor en el trono. Parece ser que en las listas genealógicas a Is-bóset se le llama por el nombre de Esbaal, que significa †œHombre de Baal†. (1Cr 8:33; 9:39.) Sin embargo, en otros lugares, como en Segundo de Samuel, se utiliza el nombre Is-bóset, en el que se sustituye †œbaal† por †œbóset†. (2Sa 2:10.) Esta palabra hebrea, bó·scheth, se halla en Jeremí­as 3:24 y se traduce †œcosa vergonzosa† (MK, Mod, NM) o †œlo vergonzoso† (BAS; Val, 1989). En dos ocasiones bá`·al y bó·scheth se utilizan en aposición, donde un término es aclaración o especificación del otro. (Jer 11:13; Os 9:10.) Hay otras ocasiones en las que el término †œbaal† también se sustituyó por †œbóset† o una forma derivada. Por ejemplo, †œJerubéset† sustituyó a †œJerubaal† (2Sa 11:21; Jue 6:32) y †œMefibóset†, a †œMerib-baal†, que era sobrino de Is-bóset. (2Sa 4:4; 1Cr 8:34; 9:40.)

Se desconoce el porqué de estos nombres dobles o sustituciones. Algunos eruditos proponen la teoría de que los nombres dobles se deben a un cambio ocurrido cuando la palabra hebrea para amo o dueño llegó a identificarse casi exclusivamente con el desagradable dios cananeo de la fertilidad, Baal. No obstante, en el mismo libro de Segunda de Samuel, donde aparece el relato de Is-bóset, se informa que el rey David llama a un lugar de batalla Baal-perazim (que significa Dueño de Rompimientos) en honor del Señor Jehová, pues dijo: Jehová ha irrumpido a través de mis enemigos. (2 Sm. 5:20.) Según otro punto de vista, el nombre de Is-bóset podría haber sido premonitorio de la muerte vergonzosa de este personaje, así­ como del fin calamitoso de la dinastía de Saúl.

Después de la muerte de Saúl y sus otros hijos en el campo de batalla de Guilboa, Abner —pariente de Saúl y jefe de sus fuerzas— llevó a Is-bóset a través del Jordán hasta Mahanaim, donde fue investido rey sobre todas las tribus menos Judá, que reconocía a David como rey. Para entonces Is-bóset tenía cuarenta años, y reinó durante dos años. Puesto que la Biblia no encuadra especí­ficamente estos dos años de reinado dentro del perí­odo de siete años y medio en el que David gobernó como rey en Hebrón, no hay forma de resolver las diferencias de opinión que tienen los doctos al respecto. Sin embargo, parece más razonable pensar que se hizo rey a Is-bóset poco después de la muerte de su padre (más bien que cinco años después), en cuyo caso transcurrieron unos cinco años entre su asesinato y la instalación de David como rey sobre todo Israel. (2Sa 2:8-11; 4:7; 5:4, 5.)

La corta gobernación de Is-bóset estuvo caracterizada por dificultades internas y externas. La guerra entre su casa y la de David †œllegó a ser muy prolongada†; en un solo combate perdió 360 hombres, en tanto que David sufrió 20 bajas. (2Sa 2:12-31; 3:1.) Al mismo tiempo, su pariente Abner fue ganando influencia a expensas de él, hasta el grado de tener relaciones con una de las concubinas de Saúl, un comportamiento que según la costumbre oriental, equivalí­a a traición. Cuando Is-bóset reprobó su conducta, Abner le retiró su apoyo y pactó con David, comprometiéndose, entre otras cosas, a devolverle a Mical (esposa de David y hermana de Is-bóset). (2Sa 3:6-21.) La posición de Is-bóset se debilitó aún más con la muerte de Abner a manos de Joab. Por último, poco tiempo después dos de sus capitanes le asesinaron mientras dormí­a la siesta. (2Sa 3:22-27; 4:1, 2, 5-7.) Sin embargo, cuando esos asesinos llevaron la cabeza de Is-bóset a David con la intención de conseguir una recompensa, este ordenó que fueran ejecutados y dispuso que la cabeza de Is-bóset se enterrase en Hebrón, en la tumba de Abner. (2Sa 4:8-12.)

Así­ fue como la dinastí­a de Saúl, que podrí­a haber durado †œhasta tiempo indefinido†, llegó a su fin abrupto y humillante, no debido a los pecados de Is-bóset, sino a los de su padre. (1Sa 13:13; 15:26-29.) Es cierto que Is-bóset fue un gobernante débil, que obtuvo y mantuvo el trono principalmente debido a la fuerza de Abner; no obstante, David le llamó †œhombre justo†. (2Sa 4:11.)

Fuente: Diccionario de la Biblia

Comúnmente se piensa que originalmente este nombre (2 S. 2–4) era Es-baal, y que posteriormente fue modificado por los escribas, que escribían bošeṯ (‘verguenza’) en lugar del nombre divino, aparentemente pagano, *Baal. En 1 Cr. 8.33; 9.39 aparece la forma Es-baal. Recientemente se ha presentado un fuerte argumento contrario a este punto de vista, según el cual se entiende bošeṯ como atributo divino, ‘orgullo, fortaleza’. Is-boset y Es-baal serían nombres alternativos para un mismo hombre (al igual que Mefi-boset y Merib-baal; véase M. Tsevat, HUCA 46, 1975, pp. 71–87). Era hijo de Saúl, el Isúi de 1 S. 14.49 (corrupción de Isías, e. d. Is-baal), fue coronado rey de Israel en *Mahanaim, fuera del alcance de los filisteos, por Abner, comandante del ejército de su padre. Como crecía el poder de David, Abner comenzó a intrigar junto con él, pero fue asesinado. Decayó la moral de los seguidores de Is-boset, y dos de sus oficiales de caballería, Recab y Baana, lo asesinaron durante el descanso que acostumbraba tomar al mediodía (2 S. 2–4). La narración de este crimen es más explícita en la LXX que en el TM (2 S. 4.6, cf. °VRV2 con °VM y °NBE), que puede enmendarse a fin de que concuerde con el griego. La muerte de Is-boset permitió a David ganar el control de todo Israel desde la casa de Saúl.

A.R.M.

Cuando oyó Is-boset, hijo[a] de Saúl, que Abner había sido muerto en Hebrón, se amedrentó[b], y todo Israel se turbó. 2 Y el hijo de Saúl tenía dos hombres que eran jefes de bandas: el nombre de uno era Baana, y el del otro Recab, hijos de Rimón beerotita, de los hijos de Benjamín (porque Beerot es también considerado parte de Benjamín, 3 pues los beerotitas habían huido a Gitaim y han sido forasteros allí hasta el día de hoy).

4 Y Jonatán, hijo de Saúl, tenía un hijo lisiado de los pies. Este tenía cinco años cuando de Jezreel llegaron las noticias de la muerte de Saúl y Jonatán, y su nodriza lo tomó y huyó, pero sucedió que en su prisa por huir, él se cayó y quedó cojo. Su nombre era Mefiboset[c].

5 Y los hijos de Rimón beerotita, Recab y Baana, fueron y entraron en la casa de Is-boset en el calor del día, mientras él dormía la siesta. 6 Y[d] llegaron hasta la mitad de la casa como si fueran a buscar trigo[e], y lo hirieron en el vientre; y Recab y su hermano Baana escaparon. 7 Habían entrado en la casa mientras Is-boset[f] estaba acostado en su lecho, en su alcoba; lo hirieron y lo mataron, y le cortaron la cabeza. Y tomando su cabeza, anduvieron toda la noche camino del Arabá. 8 Trajeron la cabeza de Is-boset a David en Hebrón, y dijeron al rey: He aquí la cabeza de Is-boset, hijo de tu enemigo Saúl, el que buscaba tu vida; de esta manera el Señor ha concedido hoy a mi señor el rey venganza sobre Saúl y sus descendientes[g].

9 Respondiendo David a Recab y a su hermano Baana, hijos de Rimón beerotita, les dijo: Vive el Señor que ha redimido mi vida de toda angustia, 10 que cuando uno me avisó, diciendo: «He aquí, Saúl ha muerto», pensando que me traía buenas noticias[h], yo lo prendí y lo maté en Siclag, lo cual fue el pago que le di por sus noticias. 11 ¿Cuánto más, cuando hombres malvados han matado a un hombre justo en su propia casa y sobre su cama, no demandaré ahora su sangre de vuestras manos, borrándoos[i] de la tierra? 12 Y David dio una orden a los jóvenes, y ellos los mataron y les cortaron las manos y los pies y los colgaron junto al estanque en Hebrón. Pero tomaron la cabeza de Is-boset y la sepultaron en el sepulcro de Abner, en Hebrón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.