domingo, febrero 25, 2024
El personaje Bíblico con Rosa Mariscal

Herodes Agripa II – El personaje Bíblico con Rosa Mariscal

Herodes Agripa II, era hijo del rey Herodes Agripa I, vivió entre los años 27 d. C. hasta los años 92 ó 93 d. C. El NT designa bajo este nombre a cuatro personajes de la misma familia: Herodes el Grande (Mt 2; Lc 1:5), Herodes Antipas (Mt 14; Mc 6:8–15; Lc 3:1, 19; 8:3; 9:23; Hch 4:27; 13:1), Herodes Agripa I (Hch 12) y Herodes Agripa II (Hch 25–26).

El antecesor de todos ellos es Herodes el Grande. Reinó sobre toda Palestina desde el año 37 a.C. hasta el 4 a.C. (nuestro actual computo cronológico va con seis o siete años de retraso en relación a los acontecimientos. La muerte de Herodes el Grande tuvo lugar unos tres años después del nacimiento de Cristo). El NT menciona a varios de sus descendientes:

a) Los hijos de Herodes el Grande: Herodes Filipo (Mc 6:17), que vivió en Roma y no debe confundirse con Filipo el tetrarca. Arquelao (Mt 2:22), que sucedió a su padre durante nueve años en Jerusalén y fue luego depuesto por los romanos. Herodes Antipas, que reinó sobre Galilea y Perea desde el año 4 a.C. al 39 p.C. con el título de tetrarca (Mc 1:14; 6:14). Filipo el Tetrarca (Mc 8:27), que reinó en los distritos del nordeste de Palestina entre los años 4 a.C. y 34 p.C.

b) Los nietos de Herodes el Grande: Herodes Agripa II, hijo de Herodes Agripa I; reinó con el titulo de rey, a partir del año 48 p.C., sobre un territorio que fue ampliando sin cesar. Ante él compareció el apóstol Pablo (Hch 25:13). Berenice y Drusila (Hch 24:24), ambas hermanas de Herodes Agripa II. Berenice estuvo casada con Herodes de Calcis, hermano de Herodías, y después vivió con su hermano Herodes Agripa II. Drusila, a su vez, después de su primer matrimonio con Aziz, rey de Emesa, volvió a casarse con el gobernador Félix.

Agripa II se había criado en la corte del emperador Claudio, pero debido a que tenía solamente diecisiete años cuando murió su padre, no le permitieron heredar su reino. Más tarde, cuando murió su tío, el rey Herodes de Calcis, le asignaron su principado.​ El rey Herodes de Calcis se había casado con la hermana de Agripa II, Berenice.

Cuando Claudio fue proclamado emperador, entregó a Agripa II la responsabilidad de nombrar al sumo sacerdote de los judíos, cambió Calcis por algunos principados en la Palestina del norte y, además, le asignó el título de rey.

De Herodes Agripa II, se ha llegado a decir que era el más sensato de toda la larga serie de reyezuelos con apellido Herodes que, a lo largo de aproximadamente un siglo, llevaron las riendas de Israel, como títeres, eso siempre, del imperio romano. Herode Agripa II, como ciudadano romano de alta cuna que era, tenía un nombre romano compuestos de tres partes: Marco Julio Agrippa. 

Al igual que hiciera su padre Herodes Agripa I, creció y fue educado en Roma, en el entorno de la corte imperial. Allí vivía con su madre y sus 4 hermanos sin que nada le faltara, bajo la sombra protectora de la familia imperial de la dinastía Julio-Claudia, hasta que en el año 44 d.C. muere su padre Herodes Agripa I.

Herodes Agripa II, que contaba a la sazón con tan solo 17 años, es considerado por el emperador Claudio demasiado joven e inmaduro como para hacerse cargo de una región tan compleja y levantisca como es Judea. El César decide convertir los territorios reinados por su padre Agripa I en una provincia romana puesta al mando de un prefecto: Cuspius Fadus.  El territorio de Herodes Agripa I se convierte en una provincia romana, pero gobernada por un procurador y puesta bajo la jurisdicción del gobernador de Siria.

Al igual que otros miembros de la dinastía herodiana, Herodes Agripa II descendía de las dinastías herodianas y hasmoneas, tanto por parte de su padre Herodes Agripa I, como de su madre Cypros III. Con Herodes Agripa II y sus hermanas Berenice, Mariamna y Drusila, llegamos a la cuarta y última generación de los Herodes. 

Efectivamente, con este monarca se acaba la dinastía. Herodes Agripa II, muere sin dejar descendientes y ningún otro pariente cercano descendiente de Herodes tenía ya ninguna región, país o reino bajo su mando.

En excavaciones recientes en los cimientos del Muro de las Lamentaciones se han encontrado monedas acuñadas por Agripa II. Los arqueólogos Ronni Reich y Eli Shukrun concluyen que el muro fue construido por Agripa II, no por su bisabuelo Herodes el Grande como se creía hasta el momento.

En el Nuevo Testamento se cuenta cómo Agripa y Berenice conocieron a Pablo de Tarso, preso en Cesarea y a punto de partir hacia Roma para ser juzgado por el emperador. Agripa II consideraba que Pablo no había cometido delito alguno digno de prisión o castigo. Y cuando el apóstol Pablo había terminado de  predicar con su testimonio le preguntó públicamente al rey Herodes Agripa II: ¿Crees, oh rey Agripa, a los profetas? Yo se que crees. Entonces Agripa dijo a Pablo: por poco me persuades a ser cristiano. (Hechos 26: 27,28)

Como el bisabuelo, el abuelo y el padre, así era el hijo: esto resume la historia de Herodes Agripa II. Heredó los frutos de generaciones de hombres poderosos con personalidades defectuosas. Cada hijo siguió a su padre en sus debilidades, errores y desperdició las oportunidades. Cada generación tuvo una confrontación con Dios y cada una falló en darse cuenta cuán importante era la decisión. El tío abuelo de Herodes Agripa, Herodes Antipas, el que conoció a Jesús durante su juicio, pero falló en verlo por lo que Él era. Agripa II escuchó el evangelio de labios de Pablo, pero consideró que el mensaje era un agradable entretenimiento. Halló gracioso que Pablo tratara de convencerlo para convertirse en cristiano.

Como muchos antes y después, Agripa II se fue alejando del Reino de Dios. Se dejó a sí mismo sin excusa. Oyó el evangelio, pero consideró que no era importante como para darle una respuesta personal. Es lamentable, pero su error es común. Muchos que lean su historia tampoco creerán. El problema de estos, como el de él, no consiste en que el evangelio no sea convincente o que no necesiten conocer a Dios de manera personal, es que simplemente deciden no responder.

Sabemos la respuesta del rey Agripa II en relación al mensaje del Evangelio, pero no sabemos ¿Cuál ha sido la respuesta de nuestros oyentes  al mensaje de Jesucristo? Jesucristo ha cambiado su vida y le ha dado la esperanza de vida eterna o es un mensaje que usted ha rechazado? Quizá se haya convertido solo en entretenimiento. Puede parecer un precio muy alto dar a Dios el control de su vida, pero el costo será mayor al decidir vivir separados de Dios para siempre por no elegir ser sus hijos.

    Puntos fuertes y logros:

     •      La última dinastía de Herodes que gobernó partes de Palestina desde 40 a.C. hasta 100 d.C.

     •      Continuó el éxito de su padre mediando entre romanos y palestinos

     •      Continuó la tradición familiar de construir y mejorar ciudades

 Debilidades y errores:

     •      El evangelio no lo convenció y lo rechazó a conciencia

     •      Vivió una relación de incesto con su hermana Berenice

Lecciones de su vida:

     •      Las familias influyen negativa o positivamente en sus hijos 

No hay garantía para creer que tendremos oportunidades múltiples para responder a Dios

Bibliografía: Biblia del Diario Vivir. Wikipedia. La enciclopedia libre. 

Deja una respuesta