viernes, febrero 23, 2024
La semilla con el Pr. Lucho

Dios nos acompañará en nuestro sufrimiento – Devocional «La semilla»

Existen varias razones por las que podemos estar seguros de que el Señor nos ama. La primera es que el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado, tal como nos dice el versículo 5 de Romanos. La segunda razón es que Dios muestra su amor hacia nosotros al haber enviado a su hijo, Cristo, a morir por nosotros mientras aún éramos pecadores, como leemos en el verso 8 del capítulo cinco de Romanos que estamos analizando.

Es verdad que a menudo nos sentimos profundamente perplejos ante las tragedias de la vida, pero el Señor ha demostrado su amor tanto en la muerte de su hijo por nosotros como al derramarnos su amor en el don de su espíritu. Tanto en la historia objetiva como en la experiencia subjetiva, él nos ha dado suficiente fundamento para creer en su amor.

La combinación del Ministerio histórico del Hijo de Dios en la cruz, que hemos celebrado hace muy poco, y del Ministerio actual del Espíritu en nuestro corazón, es una de las características más saludables y gratificantes del Evangelio. La Biblia no resuelve el problema del sufrimiento, pero nos ofrece la perspectiva correcta para considerarlo.

Entonces, cuando nos sintamos desgarrados por la angustia, subamos al monte Calvario y desde ese sitio singularmente ventajoso podremos considerar las calamidades de la vida. Lo que vuelve insoportable el sufrimiento no es tanto el dolor que conlleva, sino el sentimiento de que a Dios no le importa. Lo imaginamos holgazaneando en un sillón celestial, indiferente a los sufrimientos, del cual se hace una caricatura difamatoria del Señor que da hecha añicos ante la cruz. Allí no lo vemos en una cómoda posición reposando, sino en una cruz, porque el Dios que permite el sufrimiento es el mismo que allí sucedió, acompañándonos hoy en el sufrimiento.

Todavía queda un signo de interrogación adherido al sufrimiento humano, pero sobre esa marca estampamos otra con fuerza, con total fuerza, la marca de la Cruz.

Extracto tomado en directo del Devocional «La semilla» en el que el Pr. Lucho da lectura a la enseñanza bíblica del maestro y pastor John Stott.

Deja una respuesta