Amós (Ruta 66) – José de Segovia

Cuando a Dios se le acaba la paciencia, viene el juicio. El mal tiene un límite. Ese es el mensaje de Amós. Dios se vuelve en su mensaje profético contra su propio pueblo, pero en Amós también contra otras naciones. Hay crímenes contra la humanidad, pero el Creador es también el Juez universal. Y el juicio empieza por su propia casa, donde la religión no puede excusar la injusticia social y la opresión, cuando el rico y poderoso explotan al pobre y el menos favorecido.

Comenzamos esta parada en nuestra ruta por el viaje de la vida, a la luz de los 66 libros de la Biblia, con un tema del cantautor canadiense Bruce Cockburn, convertido al cristianismo en los años 60, que llegó a ser muy crítico con la política exterior estadounidense en los años 80 y ahora ha encontrado su hogar espiritual en una iglesia evangélica. Escuchamos su protesta a «Lo que llaman democracia» (1986). Otro músico que alterna el aspecto intimista de sus composiciones con la conciencia social es Jackson Browne. Oímos la visión desoladora del mundo que tiene en su último álbum, «Hasta que la justicia sea real» (2021), lejos ya de su idealismo de juventud.

Si hay una figura mítica de la canción protesta latinoamericana, es el chileno Víctor Jara, torturado y muerto en el estadio que ahora lleva su nombre. Tras su canción «Vientos del Pueblo», escuchamos unos diálogos de la película de Costa-Gravras. «Desaparecido» (Missing 1982), que José de Segovia comenta con la banda sonora original de Vangelis. Como Amós, el personaje de Jack Lemmon se enfrenta a la brutalidad del golpe de estado en Chile en 1973, desde una religiosidad, basada en la Biblia, pero ciega ante la realidad del mal, como miembro de Ciencia Cristiana. El caso real de la desaparición del hijo de un estadounidense lleva a una profunda reflexión sobre los problemas espirituales de conciencia de la mente conservadora norteamericana ante la violencia de la lucha anticomunista de su política exterior. Es la visión «Al otro lado» (2003) de la rubia cantautora madrileña Mercedes Ferrer, que estudió filología en La Sorbona y se dio a conocer en la Movida, antes de trasladarse a Nueva York en los años 90.

El mensaje de Amós apunta a un Día en que Dios manifestará finalmente su justicia «Cuando Él vuelva», como dice Bob Dylan en el disco en que hace pública su profesión de fe cristiana en 1979. El «Día del Señor» será el «Día del Año Nuevo» de justicia que anunciaron los profetas, al que se refieren los irlandeses U2 en la famosa canción que suena al comienzo de cada año desde 1983, cuando todavía la mayoría de sus canciones estaban inspiradas por la fe cristiana que descubrieron como adolescentes, tres de ellos en la comunidad Shalom de Dublín…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.