sábado, febrero 24, 2024
El personaje Bíblico con Rosa Mariscal

Tito – El personaje Bíblico con Rosa Mariscal.

Tito era un gentil que se había convertido al cristianismo; fue uno de los compañeros de Pablo en su trabajo misionero (Segunda de Corintios 7.6-16 ; 8.6-16-17;23; Gálatas 2.1-3 y Segunda Timoteo 4.10).

En la epístola a Tito, el apóstol habla acerca de los deberes y la manera de actuar de los dirigentes de las iglesias; habla también acerca de las responsabilidades del mismo Tito en sus relaciones con los varios grupos de personas de las iglesias.

El apóstol recomienda que use su autoridad para bien del pueblo de Dios y que su manera de actuar sea tan recta que sirva de ejemplo para todos (Tito 2.7). Dice que la vida cristiana es posible por la bondad y el amor de Dios; el cual Tito 3.5.

PROPÓSITO DE LA EPÍSTOLA: Asesorar a Tito en su responsabilidad de supervisar las iglesias en la isla de Creta.

Después de los saludos (1.1-4) Pablo trata asuntos y temas importantes:

  1. Liderazgo en la iglesia (1.1-16)
  2. La manera recta de vivir en la iglesia (2.1-15)
  3. La manera recta de vivir en la sociedad (3.1-15)

Pablo demanda orden en la iglesia y vida recta, en una isla conocida por su pereza, glotonería, mentira y maldad. Los cristianos deben ser disciplinados como individuos y ordenados como iglesia. Necesitamos obedecer este mensaje en nuestros días cuando la disciplina no es tomada en cuenta o recompensada por nuestra sociedad.
Aunque otros no aprecien nuestros esfuerzos, debemos vivir vidas rectas, obedecer a las autoridades y controlar nuestra forma de hablar. Debemos vivir juntos, en paz, en la iglesia y ser ejemplos vivientes de nuestra fe en la sociedad.

  1. Una vida recta.
    Las buenas nuevas de salvación son que no podemos ser salvos por vivir una vida buena, somos salvos sólo por la fe en Jesucristo. Pero el evangelio transforma la vida de la gente, al grado que en definitiva lleguen a realizar buenas obras. Nuestro servicio no nos salvará pero somos salvados para servir.
    Una vida buena es un testimonio del poder del evangelio. Como cristianos debemos manifestar entrega y disciplina en el servicio. ¿Está usted poniendo su fe en acción al servir a otros?
  2. Carácter con valor, convicción, y responsabilidad.
    La responsabilidad de Tito en Creta consistía en establecer pastores (ancianos) a fin de mantener una organización apropiada y disciplinada. Por esta razón, Pablo hizo una lista de las cualidades necesarias para el presbiterio. Su conducta en sus hogares reveló su idoneidad para el servicio en la iglesia.
    No alcanzan los estudios ni la lealtad para llegar a ser el tipo de líder que Dios quiere. Usted debe tener dominio propio, aptitud moral y espiritual y carácter cristiano. Quién es usted es tan importante como lo que usted pueda hacer.
  3. Buenas relaciones en la iglesia
    La enseñanza en la iglesia estuvo relacionada con diversos grupos. Los cristianos adultos tuvieron que enseñar y ser ejemplo a los hombres y mujeres jóvenes. Cada edad y grupo tenía una lección que aprender y papel que desempeñar.
    El vivir con rectitud y la relación correcta corren en forma paralela con la doctrina correcta. El trato en las relaciones con otros creyentes es una consecuencia de su fe.
  4. Buenas relaciones con la sociedad.
    Los cristianos deben de ser buenos ciudadanos en la sociedad, no sólo en la iglesia. Los creyentes deben obedecer a las autoridades y trabajar honestamente.
    La forma como cumpla con sus deberes cívicos es un testimonio al mundo que observa. Su vida en comunidad debe reflejar el amor de Cristo tanto como su vida de iglesia lo hace.
    Fecha y lugar
    Lo único que se puede decir es que esta carta fue escrita antes de la segunda carta a Timoteo. Alrededor del 64 d.C., casi al mismo tiempo en que fue escrita 1 Timoteo.
    La tradición dice que después de que Pablo fuera soltado de su prisión en Roma (antes de su segundo y último encarcelamiento romano), él y Tito viajaron juntos por un tiempo. Se detuvieron en Creta, y cuando llegó el tiempo para que Pablo partiera, dejó a Tito para que ayudara a las iglesias allí.

EL VACÍO que produce la partida de un importante líder, puede ser devastador para una Iglesia, organización o institución. Al haber dependido de sus habilidades, estilo y personalidad, sus colaboradores no saben qué rumbo tomar, o compiten por tomar el control. Enseguida, la eficiencia y la vitalidad se pierden. A menudo estos patrones se repiten en las iglesias. Cuando grandes oradores y maestros se juntan, pronto la iglesia prospera: se reanima, posee vitalidad y efectividad, las vidas se cambian para mejor y el pueblo es guiado al Reino. Pero cuando estos catalizadores se van o mueren, con ellos se va la conducción y el corazón de la Iglesia u organización.
La gente se reunía para escuchar las enseñanzas de Pablo. Tenía educación, contenido en sus prédicas, estaba motivado y lleno del Espíritu Santo. Este hombre con fidelidad a su creencia proclamó las buenas nuevas a través de todo el Imperio Romano, las vidas fueron transformadas y las iglesias se establecieron. Pero Pablo sabía que la Iglesia debe ser edificada sobre Cristo, no sobre una persona, y además sabía que al fin y al cabo no estaría siempre para edificar, animar, disciplinar y enseñar. Por eso entrenó a líderes jóvenes para asumir el liderazgo después de su partida. Pablo los exhortó a centrar sus vidas y ministerio en la Palabra de Dios (2 Timoteo 3.16, 17) y entrenar a otros para llevar adelante el ministerio (2 Timoteo 2.2).
Tito fue un creyente griego. Enseñado y nutrido por Pablo, permaneció delante de los líderes de la iglesia en Jerusalén como un ejemplo viviente de lo que Cristo estaba haciendo entre los gentiles (Gálatas 2.1–3). Como Timoteo, fue el compañero confiable de Pablo en sus viajes y uno de sus amigos más cercanos. Más tarde llegó a ser el embajador especial de Pablo (2 Corintios 7.5–16) y finalmente, el responsable de las iglesias en Creta (Tito 1.5). Lenta y cuidadosamente, Pablo ayudó a Tito a desarrollarse como cristiano maduro y líder responsable de la iglesia. La carta a Tito es otro paso en este proceso de discipulado. Como en el caso de Timoteo, Pablo instruyó a Tito en cómo organizar y guiar las iglesias.
Pablo empieza con su introducción y saludo acostumbrado, y bosqueja la progresión del liderazgo: el ministerio de Pablo (1.1–3), las responsabilidades de Tito (1.4, 5) y los líderes a los que Pablo debe elegir y entrenar (1.5). Pablo luego da las cualidades de estos ancianos que van a pastorear la iglesia (1.6–9) y hace un contraste entre ellos y los falsos líderes y maestros (1.10–16).
A continuación, Pablo enfatiza la importancia de las buenas obras, y le dice a Tito cómo relacionarse con personas de diferentes edades (2.2–6). También le exhorta a ser un buen ejemplo de los creyentes maduros (2.7, 8) y enseñar con valor y convicción (2.9–15). Pablo luego enfoca las responsabilidades generales de los cristianos en la sociedad, Tito deberá recordar a la gente esto (3.1–8) y evitar argumentos que dividen (3.9–11). Pablo concluye con algunos aspectos relacionados con el itinerario y saludos personales (3.12–15).
La epístola de Pablo a Tito es breve, pero es un eslabón importante en el proceso del discipulado que ayuda a un joven a crecer en el liderazgo de la iglesia. Al leer esta epístola pastoral, usted discernirá la organización y vida de la iglesia primitiva y encontrará principios para aplicar en la estructura de las iglesias contemporáneas. También verá la lección de cómo ser un líder cristiano responsable. Leamos la epístola de Tito y determinemos, como Pablo, entrenar hombres y mujeres que guíen y enseñen a otros.
Bibliografía: Biblia del Diario Vivir.
Wikipedia.

Deja una respuesta