¿Hay vida inteligente en otros mundos? – Joaquín Yebra

 

¿Hay vida inteligente en otros mundos? – Joaquín Yebra

Las Sagradas Escrituras nos proporcionan una respuesta muy positiva, si bien poco explícita. (Fragmento del

El Universo y la Gloria de Dios.

Ante las inimaginables dimensiones de la pequeña parcela del Universo conocido, cuando leemos en las Sagradas Escrituras que “los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Salmo 19:1), no hemos por menos que preguntarnos a quién va dirigido ese mensaje.
Si fuéramos los únicos seres inteligentes del Universo, ¿a quiénes mostraría el Creador su gloria más allá del alcance de nuestra visión?

Ciertamente, nuestra visión del Universo es mucho mayor que jamás con anterioridad, pero incluso así, tan sólo podemos llegar con los aparatos más sofisticados a los aledaños de nuestro entorno.

¿A quiénes mostraría la obra de sus manos en lugares más allá de nuestra vista?”

Lo qué dice la Biblia al respecto:

Primeramente, las Sagradas Escrituras revelan que Dios creó todas las cosas, tanto las visibles como las invisibles:

Génesis 1:1: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” 

“En el principio”, “en el comienzo”, “al principio”, son las formas más habituales en la traducción del hebreo “Bereshit”, la primera palabra de las Sagradas Escrituras. Sin embargo, esta expresión hebrea se halla en constructo, lo que permite que la oración pueda leerse continuamente hasta el versículo 3. Pero considerando el versículo 2 como una frase entre paréntesis o entrecomillada, a modo de una aclaración:

v. 1: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.”

v. 2: “Y la tierra estaba (original hebreo: “llegó a estar”) desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.”

v. 3: “Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.”
Rashí, acrónimo del gran comentarista franco-hebreo Shlomó Yitzjaki (1040-1105 d.C.), propuso la variante alternativa que reza: “en el comienzo de la creación de Dios de los cielos y la tierra”.

Otros eruditos han traducido “en el comienzo de todas las creaciones de Dios […]”

 

Continuará…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *