Brian Wilson, la voz de Dios y los Beach Boys

Los Beach Boys pusieron la banda sonora a una adolescencia que soñaba con un verano sin fin en esa Tierra Prometida que sigue siendo para muchos, California. Su música evoca la sonrisa de aquella novia que apenas se dibuja ya en la memoria, los días de playa y surf con transistor, las olas batientes y lo que parecía un eterno presente…

Brian Wilson creció en la California «suburbana» que huye de la memoria de la Segunda Guerra Mundial, durante la que nació en 1942. Víctima de los malos tratos de un padre proveniente de un clan luterano de granjeros alcoholizados, Brian era sordo de un oído e incapaz de escribir música en un pentagrama, pero capaz de «sentir» el sonido. Para él, «la música es la voz de Dios»…

Su disco «Pet Sounds» (1966) es para muchos, la mayor obra maestra que ha producido la música popular contemporánea. Su tema «Sólo Dios sabe» (Only God Knows) ha sido escogido por la crítica especializada, como la mejor canción de todos los tiempos. Forma parte de un disco conceptual, grabado en tiempo presente con orquestación y producción de Brian, algo que las discográficas no permiten a ningún intérprete, tanto entonces como ahora…

José de Segovia analiza en «El sueño se ha acabado» esta confesión íntima sobre el tránsito entre la juventud y la madurez, así como la angustia por la irremediable pérdida de la inocencia. Para conseguirla, Brian hacía apagar las luces del estudio, para tocar a oscuras, diciendo: «Necesitamos luz para grabar este coro, ¡vamos a orar para que Dios nos guíe!»…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *