WATERBOYS: Mike Scott busca Una Iglesia no hecha de manos

Muchos grupos de los 80 parecen condenados a ser recordados por una sóla canción. Ese es el caso del grupo escocés The Wayerboys, cuyo tema «La totalidad de la luna» (The Whole Of The Moon) se convirtió en todo un himno para una generación cansada de ver sólo «La cara oscura de la luna» de la que hablaba Pink Floyd en los años 70…


Inspirado por Dylan y Van Morrison, las canciones de Mike Scott muestran una fe como la de del actual Premio Nobel de Literatura, pero también la espiritualidad vaga y difusa del León de Belfast. Sus autores preferidos son claramente cristianos, C.S. Lewis y Charles Williams, pero para Scott, «la religión institucionalizada es una pérdida de tiempo, ya que todos sus simbolismos y ritos se han reducido a una cáscara sin nada realmente dentro». El canta por eso a «Una iglesia no hecha de manos» en «Un lugar pagano»…


En este programa de «El sueño se ha acabado», José de Segovia inicia un viaje por el peregrinaje espiritual de Mike Scott. Examinamos sus intrigantes letras y ambiguas declaraciones de fe. Nos sumergimos en las aguas de un mar lleno de peligros e incertidumbre, pero en busca de esa realidad eterna, a la que Scott dirige sus más sinceras oraciones: «He intentado hacer las cosas a mi manera, / hacer lo que la gente dice, / pero no me ha llevado a ninguna parte / Por eso me vuelvo finalmente a Ti / ¿Qué quieres que haga, Señor?»…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *