5 Dimensiones en las relaciones – Jaume Llenas

PROXIMIDAD RELACIONAL

Jaume Llenas, Secretario general de la alianza evangélica española y abogado. Reflexiona en el programa sobre la importancia de relaciones personales.

 

Explorar el contenido de los adjetivos que ponemos a las relaciona, (una relación sana, una
buena relación,…) es complicado. Los grados de relación son diferentes cuando hablamos de
padre a hijo, o empleador y empleado, o la relación entre los países. Hay una falta de
concreción cuando hablamos de relaciones.

La perspectiva relacional nos va a dar otras claves, para ver otra perspectiva del conflicto y del
uso de la fuerza. Hay cinco dimensiones: el contacto directo, la continuidad en las relaciones,
la paridad en las relaciones, el propósito compartido y la amplitud de esas relaciones. Cuando
esas cinco cosas están presentes, hay confianza, respeto, sinergias, en definitiva, las relaciones
tienden a ser mejores. Proveen el contexto para relaciones más cercanas, y esas relaciones son
más fáciles de desarrollar.

Tenemos que pensar que el Cristianismo es una fe relacional, y que la Biblia es un documento
relacional. Cuando a Jesús le preguntaron que cuál era el más grande de los mandamientos, él
en lugar de contestar cualquier cosa que estaba en la ortodoxia de su día, como por ejemplo,
había mucha discusión sobre el día de descanso o la circuncisión; “Amarás a Dios con
todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el más grande de todos los
mandamientos. Y el segundo es ama a tu vecino como a ti mismo. En esto se resumen toda la
ley y los profetas”.

Jesús, que es el autor del nuevo pacto, nos dice que todo el antiguo pacto se explica en
términos de relación.

Explicamos las cinco dimensiones antes nombrada para construir una buena relación.
Contacto directo. Cuanto más contacto directo, mejor. Si ese contacto está mediado por
tecnología, la comunicación se encuentra filtrada. En una conversación filtrada pierdes muchos
elementos, como las expresiones de la cara o el tono de la voz.

En España no hemos tenido ningún contacto directo entre nuestros representantes.

En segundo lugar encontramos la continuidad en las relaciones. Tenemos que pensar en la historia compartida, que significa que la conversación tiene que continuar a lo largo del tiempo. Una relación de una sola vez, es una interacción, no una relación. Llegar a conocer a alguien profundamente toma tiempo y regularidad en la relación. Es una historia compartida. El pasado de nuestra relación crea expectación para el futuro. Cuanto más conozco a alguien, basado en mis pasadas experiencias, es mejor para entenderle a él en el presente y la situación se pone tensa.

En tercer lugar está la amplitud del conocimiento. Cuando conocemos a esa persona en un mayor número de contextos. No solo en una mesa de negociación, sino cuando le conocemos como es en su casa, en la Iglesia, en sus hobbies… conocer cómo una persona se relaciona con terceros nos da información que necesitamos para nuestra propia interacción.  Y nos permite tener una figura tridimensional de la persona. Empezamos a entender a esa persona mucho más y porqué reacciona de esa manera.

La cuarta dimensión que tienen las relaciones, es la paridad en el uso del poder. Que no tiene por qué significar equalidad porque hay muchas relaciones que no son iguales, como de padre a hijos o de empleador a empleado, el Estado, que tiene todos los mecanismos de fuerza a su disposición, no tiene el mismo poder que una comunidad autónoma, que no tiene ninguno. Pero la forma en la que usamos el poder, colorea la relación. Un correcto uso del poder nos permite construir  mejores relaciones.

Finalmente el último componente es el propósito o los objetivos compartidos. Si no tenemos objetivos compartidos, si los objetivos de uno tiran a un lado, y  los del otro tiran a otro lado, en ese caso es muy complicado el hecho de mantener unas correctas relaciones. Porque no tenemos nada en común. Necesitamos construir intereses comunes. Necesitamos que a todos nos convenza, no solo la manera de ir, sino también el lugar al que nos dirigimos.

¿Hay historia compartida? ¿Hay intereses comunes en el día de hoy? Porque si no conseguimos que se establezcan estas cinco perspectivas en nuestras relaciones, va a ser muy complicado solucionar nuestro problema.

 

Si deseas escuchar toda la exposición te dejamos este link con el audio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *