Nehemías (Ruta 66) – José de Segovia

«Toda la Historia desde la ascensión de Jesús a los cielos gira en torno a una sola obra: la construcción y perfeccionamiento de la Ciudad de Dios», dice Agustín de Hipona. Nehemías cuenta la asombrosa historia de la reedificación de los antiguos muros de Jerusalén tras el Exilio, que representa la renovación de la fe y reforma del pueblo de Dios.

El libro comienza mostrando el papel de la oración. Sobre ella hacemos la primera parada en esta Ruta con José de Segovia, oyendo una canción de David Bowie titulada Palabra sobre una ala. La escribió en 1975, cuando adicto a la cocaína, en su búsqueda espiritual se volvió a la fe cristiana. Bruce Springsteen ha sorprendido en medio de la pandemía con un disco que ha sido calificado por la crítica como uno de los mejores que ha hecho nunca. En él hay una canción sobre El poder de la oración.

La tarea de la edificación de la ciudad por Nehemías se enfrenta al problema del mal, dentro y fuera del pueblo de Dios. La obra del cineasta neoyorquino Sidney Lumet gira en torno al problema de la corrupción en todos los ámbitos de la ciudad. Escuchamos el anuncio y una escena de una de sus películas con actores menos conocidos. El príncipe de la ciudad (1981). Sobre ese lado oscuro del mundo urbano habla también la canción del grupo del tempranamente fallecido músico de Buenos Aires. Gustavo Cerati en Soda Stereo, En la ciudad de la furia. Frente a ella, el escocés Mike Scott se propuso Construir la Ciudad de la Luz, el tiempo que dejó Waterboys, para entrar en la comunidad cristiana de Findhorn.

El cineasta alemán Wim Wenders pasó de su educación católica al ateísmo. Se entusiasmó por el psicoanálisis en los 60 y militó en la izquierda radical hasta acabar siendo budista. Ahora ha reencontrado la fe cristiana en el protestantismo. La película Tierra de abundancia (2004) muestra el desafío que supone para una adolescente, hija de misioneros en Oriente Medio, el trabajo de la modesta misión urbana que realiza un pastor afroamericano entre la gente sin techo de Los Ángeles, frente a la paranoia de su tío obsesionado por la amenaza del terrorismo islámico tras el 11-S. Oímos el anuncio de la película y un fragmento de un sermón del predicador negro en la capilla de la misión.

Jorge Drexler es un cantautor uruguayo de padre judía y madre cristiana. En su Milonga del moro judío sueña con una Jerusalén que una árabes y judíos. La Ciudad de Dios es aquella Donde las calles no tienen nombre, recuerda el grupo irlandés U2 en su experiencia del Dublín divido entre católicos y protestantes. Esta transformación es sólo posible reconociendo nuestros Delitos y faltas. Escuchamos dos escenas de la película de Woody Allen que trae la historia de Crimen y castigo de Dostoievski al dilema de dos hermanos judíos en el Nueva York de finales de los 80. El hijo rockero del pastor bautista, Steve Taylor, se convirtió en el nuevo Larry Norman que en esa década no encajaba ni en la iglesia, ni el mundo, mientras se pregunta: ¿Qué ha pasado con el pecado?. Su sentido lo conocemos por la Ley que redescubre Nehemías y expresa el grupo de metal de La Rioja, Tierra Santa en Los diez mandamientos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *