Éxodo I (Ruta 66) – José de Segovia

«Es difícil liberar a los necios de las cadenas que veneran», dice Voltaire, pero lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Es Él quien provee la «salida», que es lo que significa en griego el nombre del segundo libro de la Biblia, Éxodo. Comienza allí donde Génesis termina. Los favorecidos huéspedes del faraón que eran los hijos de Jacob, se han convertido en un pueblo de esclavos, que despiertan tanto temor como odio en sus opresores. Al ver su aflicción, Dios les manda un libertador. Su redención nos habla de una salvación más grande, por un Salvador mayor que Moisés, quien nos libra de toda esclavitud, tanto física como moral y espiritual…
En este viaje con José de Segovia por la Ruta 66 comenzamos con las voces roncas de Tom Waits y Louis Armstrong, uno recuerda los Libros de Moisés y el otro el espiritual negro basado en el primer versículo del capítulo 8, Go Down Moses. La liberación de la esclavitud de los hebreos no vino por una rebelión como la de Espartaco, llevada a la literatura por Howard Fast, pero encarnada en el cine por el ahora fallecido Kirk Dougas, dirigido por Stanley Kubrick. La salvación viene con diez plagas que caen sobre los egipcio, recreadas por el duro sonido de Metallica en su canción Creeping Death. Su salida no fue exactamente una fuga como las evasiones de cárceles que vemos en el cine, aunque pareciera tan imposible como escapar de Alcatraz, la prisión de la isla de San Francisco de donde huyó Frank Morris en el suceso histórico narrado por Don Siegel con Clint Eastwood…
«El padre del rock cristiano», Larry Norman, escribió con 12 años en su casa de la bahía de San Francisco en 1959 la historia de Moisés es el desierto. Es tan divertida e impredecible como era él. Tras farfullar «‘¡sucios egipcios!» acaba bruscamente la canción en su primer disco para Capitol en 1969. Ese mismo aire de Escuela Dominical tiene el espiritual de Go Tell It To The Mountains, que aunque se compuso en 1865, no se popularizó hasta los años 60 del siglo pasado. El de Mary Dón´t You Weep viene de la esclavitud en la guerra civil americana, que escuchamos ahora en la voz de Springsteen. El paso del Mar Rojo ha quedado en la memoria visual de varias generaciones, gracias a Cecil B. De Mille en «Los Diez Mandamientos», pero de ellos hablaremos en el próximo programa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *