Eva – Rosa Mariscal con El personaje bíblico

  Eva en la biblia era la esposa de Adán, el primer hombre que Dios creó. Eva fue la madre de Caín, Abel, Set y «otros hijos e hijas» (Génesis 4:1-2, 25; 5:4). Eva fue la primera mujer, la primera esposa y la primera madre en el mundo.

 El nombre Eve proviene de la palabra hebrea chavâh, que significa «los vivos» o «la vida». A ella se le llamó «Eva», porque fue la madre de todos los vivientes (Génesis 3:20). Dios la creó después que permitió que Adán viera que no tenía una compañera adecuada de entre los animales, es decir, no había ninguna otra criatura como él. Así que Dios creó a Eva como el complemento de Adán. Eva fue creada a imagen de Dios, tal como fue Adán (Génesis 1:27).

 Dios le dio un mandamiento a Adán y Eva mientras estaban viviendo en el jardín del Edén. Él les dijo que no comieran de un árbol llamado «el árbol del conocimiento del bien y del mal», advirtiéndoles que el día que de ese árbol comieran, ciertamente morirían (Génesis 2:17). La biblia no nos dice cuánto tiempo Adán y Eva vivieron en el jardín sin que hubiese problemas, pero en algún momento Eva cedió ante la tentación de comer del árbol prohibido. Ella fue engañada por la serpiente (1 Timoteo 2:13-14), que generalmente se cree, fue una criatura usada por Satanás. La serpiente sembró la duda en la mente de Eva preguntándole si Dios realmente había dicho que no comieran el fruto del árbol (Génesis 3:1). Luego, la serpiente le dice una mentira a Eva: «No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal» (Génesis 3:4-5). Eva tomó del fruto, lo comió y luego le dio a su esposo, Adán, también comió. Adán y Eva comprendieron de inmediato lo que anteriormente no habían entendido; sus ojos se abrieron para descubrir tanto el bien como el mal. Sin embargo, Dios no había mentido; la muerte vino como resultado de la desobediencia de Adán y Eva.

 La muerte vino a toda la raza humana como resultado del engaño que Eva experimentó y la posterior elección de Adán para pecar. Eva y todas sus hijas recibieron dos maldiciones específicas. En primer lugar, Dios multiplicaría el dolor en el embarazo. Segundo, Dios declaró que la relación entre el hombre y la mujer se caracterizaría por el conflicto (Génesis 3:16). Estas dos maldiciones han demostrado ser verdad en la vida de cada mujer a lo largo de la historia. No importa cuántos adelantos médicos alcancemos, la procreación es siempre una experiencia dolorosa y estresante para una mujer. Y no importa cuán avanzada y progresista sea la sociedad, la relación entre el hombre y la mujer sigue siendo una lucha por el poder, la batalla de los sexos, llena de luchas.

 Eva fue la madre de todos los vivientes, y también fue la primera en experimentar estas maldiciones. Sin embargo, Eve será redimida juntamente con Adán, por causa del segundo Adán, Cristo, quien fue sin pecado (Romanos 5:12-14). «Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. . .. Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante» (1 Corintios 15:22, 45)

      Sabemos muy poco de Eva, la primera mujer. Sin embargo, es la madre de todos nosotros. Fue la pieza final en el intrincado y sorprendente rompecabezas de la creación de Dios. Adán tenía ya otro ser humano con quien tener compañerismo, alguien con una porción igual de la imagen de Dios. Aquí había alguien lo suficientemente parecido para tener amistad y a la vez lo suficientemente diferente para tener relaciones. Estando juntos eran mejores que estando solos. 

    Satanás se acercó a Eva en el huerto del Edén, donde ella y Adán vivían. Satanás cuestionó su contentamiento. ¿Cómo podía ella ser feliz si no se le permitía comer de uno de los árboles frutales? Satanás ayudó a Eva a que dejara de centrar su atención en las cosas que Dios había hecho y le había dado, y la enfocara en la única cosa que Él había prohibido. Y Eva estuvo dispuesta a aceptar el punto de vista de Satanás sin consultarlo con Dios. 

    ¿Le suena extraño? Demasiado a menudo desviamos nuestra atención de lo mucho que es nuestro para fijarnos en lo poco que no lo es. Pensamos «tengo que conseguirlo». Eva era como nosotros, y constantemente demostramos ser sus descendientes al repetir sus errores. Nuestros deseos, como los de Eva, pueden ser igualmente fáciles de manipular. No son las mejores bases para nuestras acciones. Al tomar decisiones debemos permanecer siempre en Dios. Su Palabra, la Biblia, es nuestra guía al tomar decisiones. 

    Puntos fuertes y logros: 

     •      Fue la primera esposa y la primera madre 

     •      Fue la primera mujer. Como tal sostuvo una relación especial con Dios, compartió con Adán la responsabilidad de sojuzgar la creación y mostró ciertas características de Dios 

    Debilidades y errores: 

     •      Permitió que Satanás minara su contentamiento 

     •      Actuó impulsivamente sin ni siquiera hablar con Dios y su compañero 

     •      No sólo pecó, sino que incitó a su compañero a pecar 

     •      Cuando se le llamó a cuentas, culpó a otros 

    Lecciones de su vida: 

     •      La mujer posee también la imagen de Dios 

     •      Los ingredientes necesarios para un matrimonio sólido son la entrega mutua, el compañerismo, la completa unidad, la ausencia de vergüenza (2.24, 25) 

     •      La tendencia básica humana a pecar se remonta al comienzo de la raza humana 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *