DEUTERONOMIO (Ruta 66) – José de Segovia

«Cuando Dios hace un pacto con nosotros, nos está diciendo: Te amaré con amor eterno; te seré fiel, aunque te alejes de mí, me rechaces o traiciones. En nuestra sociedad no hablamos mucho de pactos, sino de contratos. Cuando hacemos un contrato con una persona, decimos: Cumpliré mi parte si tú cumples la tuya; si no cumples tus promesas, yo no tengo que cumplir las mías. Pero Dios no hizo un contrato con nosotros, sino un pacto.» (Henri Nouwen).

El programa de José de Segovia comienza hoy con la versión de Ruta 66 que hizo el recientemente fallecido cantante de los Eagles, Glenn Frey. El último libro de Moisés, Deuteronomio, es más una serie de sermones, que de leyes. Nos dan otra imágen de él, como hace el grupo británico Coldplay en su canción Moses. La Canción de la Frontera, Santo Moisés ha sido popularizada por Aretha Franklin, pero la música es de Elton John, aunque la letra es de Bernie Taupin, que escuchamos en la versión de Eric Clapton.

Deuteronomio nos revela el sentido de la ley, que el siglo pasado quiso prevalecer sobre los crímenes nazis en El Juicio de Nuremberg, como reconoce el personaje que interpreta Burt Lancaster en la película incomprensiblemente titulada en España, Vencedores o vencidos. La idolatría del nazismo nos recuerda que hay dioses que engañan, como la canción de Loquillo. La cuestión es si ese es el Dios de la Biblia. La película de Costa-Gavras. La caja de música muestra la duda de una hija, abogada en Chicago, sobre si su padre fue culpable de crímenes nazis en Hungría. Es la perplejidad que refleja Jackson Browne en su reciente The Long Way Around. La confianza de la fe le viene a Dylan por el Pacto del que le habla la mujer afroamericana para la que escribió Covenant Woman, que le llevó a la fe cristiana a finales de los años 70.

Otro Moisés es el protagonista de un tema que popularizó Louis Armstrong, pero oímos en la voz de Ella Fitzgerald. La muerte del personaje nos lleva a la del autor de Deuteronomio. En las palabras del libro se inspira Johnny Cash para hacer su canción más famosa, I Walk The Line. En él está el mensaje final de Moisés sobre quién es Dios. La película El abogado del diablo nos da la versión distorsionada que el Enemigo ha hecho creer a los hombres desde el principio de los tiempos. Está lejos del pacto de amor que habla Alejandro Sanz en Yo hice llorar hasta los ángeles. Y más aún de la esperanza de la fe que expresa Emmilylou Harris en la composición que da título a su álbum de country-góspel; Angel Band…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *